Tránsito Inicial
QUEDAMOS-EN-PRIMAVERA-1

Quedamos en la primavera

 

Sin prestar demasiada atención al calendario, hay un día en el que siento necesario que mi casa cambie de estación, guardo las mantas gruesas y los cojines de tonalidades más oscuras, rescatando de lo alto del armario todo un ajuar de textiles más próximos a la ligereza propia de la primavera. Las flores ocupan jarrones que antes contenían ramas pintadas de blanco y la luz del exterior se vuelve más afectuosa al encuentro con la superficie del mobiliario. Palabras y sensaciones cuyas imágenes que las acompañan captan a la perfección, paso previo al jardín, imagino como no hace muchos días la mesa sostenía ovillos de lana y las sillas lucían abrigadas por pequeñas mantas de pelo. Ambas opciones me agradan, pero sólo por un tiempo ya que nada es preferible al cambio.
Imágenes: Dig-mig