Tránsito Inicial
Vista-exterior-de-un-invernadero2C-sillones-de-rataCC81n-y-botes-de-cristal-decorativos

Invernaderos, una vida bucólica

Encuentro fascinante toda imagen relacionada con jardines que contienen atractivos invernaderos, la idea de vida bucólica que desarrollar a su alrededor me fascina, aunque pienso que quizás también se deba que a diferencia de cualquier otro espacio u estancia de una casa, este sea el más difícil de obtener. Podemos observar propuestas decorativas de dormitorios, salones, e incluso vestidores con la creencia de que poquito a poco conseguiremos otorgarle la estética de esa fotografía que tanto nos gusta. 

Sin embargo, para un invernadero de estas características se necesita abundante espacio y una estética y estilo de vida de la que no todos somos poseedores. Por todo ello y por el juego de transparencias de jarrones y cristaleras, de la temperatura cálida de su interior y por el modo en que flores y textiles combinan a la perfección para otorgar mayor serenidad al lugar, yo no me podría sentir más atraída.
Imágenes: nicety.livejournal

34 aportaciones

  1. LuaNord

    Es una maravilla. Tienes razón se necesitan una serie de características para poder tenerlo, pero independientemente mirar las imágenes es una delicia. Y pensar en lo agradable que debe ser sentarse y pasar un rato allí, también.

  2. md

    Regularmente me gustan mucho porque además me parecen el sitio que alguien ha hecho suyo, a su medida, para su desahogo personal y su afición. Sólo hay una cosa que siempre analizo con más detenimiento y es el de la orientación del sol porque puede haber horas en las que estar en su interior pueda ser un auténtico suplicio.

    Saludos y buen día.

  3. Rocio Gonzales

    Gracias por comprtir esas imagenes, a quienes no pueden tener un espacio con flora, un invernadero ayuda a no dejar de soñar, sobre todo que siempre hay un espacio, un rincón, para guradar y crear nuestras bellezas y gustos.

  4. BabyCatFace

    A mi también me encantan. Mi colegio tenía uno enorme, de principios de siglo, de esos súper antiguos y roñosos, me encantaba entrar ahí, no se si seguirá existiendo.
    Entrar en ellos es como entrar en otro submundo de luz, espacio y aroma.

    Besos miau!