Tránsito Inicial
de-anthropologie-1

Navidad por Anthropologie

Toda propuesta navideña debe ser mostrada tras un análisis de esta, tras la lección de diversión, modernidad y cierto punto de locura que transmiten los ornamentos ideados por Anthropologie para estas navidades, alejados por completo de la cromática y las formas establecidas. Suponen un punto de inflexión para concebir de otro modo todo ornamento navideño y abrir la mente hacía nuevas alternativas.

Imágenes: Anthropologie

41 aportaciones

  1. Másdelomismo

    Así, sí…. soy una gran detractora de la navidad, pero es verdad que desde hace pocos años existe una corriente que disfruta de la navidad de una forma más natural, sin tanto brilli-brilli de tienda de chinos ni luces de colores de dudoso gusto…..

    Y además, como estoy desconocida hasta para mi misma, este año, navidad…. sí.

  2. gris berenjena

    Sra.Farnsworth….que los Reyes no existen..???…
    NOOOOOOOO!!!!…
    bueno, después del disgusto: sí a los adornos fuera de lo común, pero cuidadín…
    mart a.
    (yo, me quedo con tus tarjetitas de pajarillos y crochet…
    o es que crees que lo había olvidado???
    hay cosas que marcan, y tú lo sabes…)

  3. Lucía Be

    Tenían que ser de Anthropologie, too much!! imposible decidirse, pero me quedo con el pulpo de periódico. No sé qué tendrá que ver con la Navidad, pero es divertidísimo, y supongo que para cada persona las fiestas tienen un sentido diferente. Mua*

  4. Cristina

    Eso …eso abrir la mente …..que yo me resisto , me resisto y luego entro en la Navidad a tumba abierta con los renos , escoceses , rojos , verdes , piñas y roscón ¡Pero si pongo el día 5 de Enero un copazo a los reyes!
    ¡Mart a ! ¿Como no van a existir , si el año pasado me trajeron una bici ?
    Me encantaría poner un árbol con esos zorritos .¿Veis ?
    Lo mas rojo.

  5. Anónimo

    Acepto la originalidad, pero la Navidad es lo que es, y estos adornos valdrían para cualquier otra cosa, no tienen nada que los caracterice para ser relacionados con lo que al fin y al cabo se celebra, por muy hartos que estemos.