Tránsito Inicial

Nueva perspectiva


En una búsqueda de aquello que pudiera sugerirme nuevos modos de concebir la decoración di con estas imágenes. Pertenecen a este apartamento que se muestra aquí, publicado por yatzer hace cosa de un mes. De todas las estancias con las que cuenta, la cocina fue la que captó toda mi atención. Por un lado, el uso de un negro brillante para el mobiliario, y en el centro, franqueada por una columna de hormigón una tabla pintada en amarillo que cumple la doble función de mesa y de zona de cocción, sin duda, el punto clave de esta cocina.
Imágenes: Contemporist

14 aportaciones

  1. linea-R-

    tu lo has dicho! nueva perspectiva, esta casa es para admirarla desde mil puntos de vista diferentes.
    Si te soy sincera, me interesé por ella a raiz de la cocina, ese amarillo…esa fotografía….panton…fué un pequeño cúmulo de detalles que poco a poco me fueron atrayendo a querer descubrir el apartamento en su conjunto!
    gracias por mostrarme otra perspectiva que no conocía….
    la primera imágen es alucinante!

  2. lole

    Me parece muy interesante la combinación de materiales y acabados, aunque el minimalismo y las líneas tan puras me estresan un poquitín…
    Con lo que sí me quedo es con el cemento+amarillo (dios mio, me persigue!) y los taburetes, que me perecen una auténtica pasada!!! Besín

  3. zer0gluten

    Le acabo de pedir a mi marido que me zarandee porque aún estoy en estado de shock. He ido a ver el piso para ver lo que rodea a esa maravillosa, que digo, increiblemente maravillosa cocina y todo lo que he visto me ha encantado.
    Es increible como sin gustarme especialmente el amarillo, daría lo que fuera por tener una cocina exacta. Sin más y sin menos.
    Genial.
    Gracias y besitos.

  4. María Marcet Author

    Zer0gluten’ te comprendo perfectamente, yo misma no me he planteado nunca el amarillo como un color predominante en la decoración y sin embargo desearía tenerla exactamente igual en mi casa.

  5. itziar

    es una cocina fantástica. pero lo que más me gusta de ella, es el cuadro que marca el color de la encimera. esa descontextualización de las piernas y la falda es una obra maestra. creo que ni la encimera sería lo mismo sin la fotografía.